PROPOSICIÓN CON PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA A LA CÁMARA DE DIPUTADOS A LA NO APROBACIÓN DE LOS AJUSTES PRESUPUESTALES PROPUESTOS EN EL PAQUETE ECONÓMICO 2017 DEBIDO A LA INCONSISTENCIA DE ARGUMENTOS Y POR SU INCONVENIENCIA PARA LA ECONOMÍA FAMILIAR.

El que suscribe, Senador BENJAMÍN ROBLES MONTOYA integrante de la LXIII Legislatura del Senado de la República, de conformidad con lo establecido por los artículos 8 fracción II y 276 del Reglamento del Senado de la República, someto a la consideración de esta Soberanía la siguiente Proposición con Punto de Acuerdo al tenor de los siguientes:

 

CONSIDERACIONES

El 08 de septiembre del 2016, en cumplimiento a los requerimientos establecidos por la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, la Presidencia de la República, por medio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, envió –para su aprobación-- a la Cámara de Diputados la Iniciativa de Ley de Ingresos (LIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF)  correspondientes al Ejercicio Fiscal 2017, así como los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) que se toman en cuenta para su sustentación.

En referencia al Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se establece un ajuste de 239,700 millones de pesos respecto del Presupuesto del año 2016, bajo la siguiente argumentación presentada en las páginas 10, 11 y 12 de CGPE:

“Como se mencionó en el Documento relativo al cumplimiento de las disposiciones contenidas en el Artículo 42, Fracción I de la LFPRH presentado en abril de 2016 (Pre-Criterios), el nivel de ingresos petroleros, junto a un incremento en el gasto no programable, debido a mayores participaciones para las entidades federativas por el incremento en los ingresos tributarios, un mayor costo financiero y la reducción en el déficit presupuestario para cumplir con la trayectoria de consolidación fiscal comprometida, representan un reto para las finanzas públicas.

En este sentido, los ajustes necesarios para acomodar estos mayores gastos provendrán de un menor gasto programable y no de un mayor endeudamiento o incremento en los impuestos. En Pre-Criterios se estimó que el ajuste del gasto programable sin considerar la inversión de alto impacto económico y social sería de 311.8 mmp con respecto al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016.

Sin embargo, considerando una evolución más favorable a la prevista de los ingresos tributarios y un precio del petróleo que disminuye menos de lo esperado, en el Paquete Económico de 2017 se propone una reducción en el gasto programable menor a la prevista en Pre-Criterios. En consecuencia, el ajuste propuesto asciende a un monto de 239.7 mmp con respecto al PEF 2016, 1.2 por ciento del PIB.

Considerando que durante 2016 se implementa un ajuste por 169.4 mmp, que deberá hacerse permanente, el ajuste en el gasto adicional en 2017 representará 70.3 mmp, equivalentes al 0.3 por ciento del PIB.

…..

En cuanto al gasto no programable, se estima un incremento de 12.1 por ciento en términos reales con respecto al PEF 2016. Esto se debe, entre otros factores, al incremento de las participaciones a entidades federativas que se estima crezcan en 5.3 por ciento en términos reales con respecto al PEF 2016 derivado del desempeño favorable de los ingresos tributarios. Por su parte, se espera un aumento real de 18.9 por ciento en el costo financiero, debido al deterioro de las condiciones externas así como un nivel de endeudamiento consistente con el déficit esperado durante 2016.

….

Así, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para 2017 representa no sólo la consolidación del esfuerzo de reingeniería del gasto público emprendido durante la conformación del PPEF 2016, sino también la contención del gasto en servicios personales y la disminución de los gastos de operación, así como la adopción de alternativas de financiamiento, en especial en materia de inversión pública, como las Asociaciones Público Privadas (APP), además de asignar recursos para los primeros proyectos para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE).

De esta forma, el escenario planteado en el PPEF 2017 se basa principalmente en cuatro elementos. El primero de ellos consiste en la contención de los recursos destinados a servicios personales. Para lograrlo, se implementó una metodología de unificación de áreas con funciones comunes y se homologaron las estructuras de mando y enlace. A partir de ello, las dependencias coordinadoras de sector que centralizan las funciones comunes, proporcionan servicios administrativos a los órganos desconcentrados que integran dicho sector.

El segundo elemento contempló la reducción en los gastos de operación, continuando con el proceso de austeridad en materia de gasto de operación iniciado en 2016.

El tercer criterio con el que se elaboró el PPEF es privilegiar programas que contribuyen a la reducción de la pobreza a través de la disminución de las carencias sociales, así como al incremento del acceso efectivo a los derechos sociales. Para ello, se utilizaron los criterios de priorización de contenidos en las Consideraciones para el Proceso Presupuestario 2017, emitidos por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Dichos criterios permiten hacer un uso más eficiente y estratégico de los recursos y focalizarlos en aquellos Programas presupuestarios que concentran mayor impacto social.

Como último elemento, el PPEF 2017 realizó una priorización de la inversión productiva sobre la administrativa. Como parte de esta estrategia, se propone facilitar la participación del sector privado en el desarrollo de infraestructura a partir de nuevos esquemas de inversión.

Asimismo, el Paquete Económico 2017 renueva y maximiza el compromiso del Gobierno de la República con la Transparencia Presupuestaria establecido desde el inicio de esta Administración”

Pero en realidad, toda esta argumentación es inconsistente y significa lo siguiente:

1.- Que la administración actual justifica la búsqueda de su equilibrio presupuestal en dos hechos:

1.1.- Uno es que los ingresos petroleros han disminuido, lo cual es de suyo evidente, no sólo por la caída internacional de los precios, sino porque también viene disminuyendo la producción petrolera nacional y hay un deterioro en la participación de México en el mercado mundial del petróleo. Sin embargo, los ajustes a la caída de los precios, fueron compensados en buena parte por la adquisición de coberturas para el año 2015 y 2016.

1.2.- El otro argumento del ajuste, que precisa que el incremento en el gasto no programable es debido a mayores participaciones para las entidades federativas por también el incremento en los ingresos tributarios no tiene ninguna validez de justificación. Es lógico que al haber más ingresos tributarios –según Hacienda- entonces corresponde más a las entidades federativas.  

Pero se agrega que también ese incremento en el gasto no programable se debe a “un mayor costo financiero”. Es necesario precisar que esto es resultado de la política de endeudamiento de este gobierno y otros pasados. Ese tipo de endeudamiento es, en su mayoría, resultado de la especulación, la corrupción, de la mala administración y de la impunidad, es un costo que no corresponde pagar a la empobrecida población mexicana. Más aún, el endeudamiento para pagar deuda es un peligro para la economía, pero si es para invertir, es absolutamente beneficioso. Este costo sube 18.9% respecto del año pasado. Pero si el gobierno actual velara por el interés nacional, debería buscar la reprogramación de esos pagos antes que aplicar más recortes al presupuesto, lo cual no es argumento para el ajuste.

Finalmente en este acápite se dice que es causa de austeridad “la reducción en el déficit presupuestario para cumplir con la trayectoria de consolidación fiscal comprometida”. Si toda la serie de estos argumentos es inconsistente, este es mucho más, porque nos están diciendo que el compromiso con el desarrollo económico, con  el combate a la pobreza, con la creación del empleo, es un asunto secundario al pago de deudas con tasas de interés altamente especulativas; deudas que desde otros sexenios anteriores no se convirtieron en beneficios económicos para la economía nacional.

La mayoría de los países, incluyendo los desarrollados, no tienen apuro por la “consolidación fiscal”, toda vez que es favorable hacerlo cuando se orienta el gasto hacia la generación de más empleo, inclusive el gobierno anterior y el actual, justificaron sus déficits fiscales como “medidas anti cíclicas”.  Por lo tanto, no es tampoco un argumento sólido para el ajuste.

2.- Existe una clara reingeniería del Gasto Público que no está en función de la promoción del bienestar de los mexicanos cuando se precisa que esta estrategia de austeridad iniciada radicalmente –en particular— en este año, va dirigida a “la contención del gasto en servicios personales y la disminución de los gastos de operación”.

Una disminución en el Gasto de Operación significa en la práctica reducir los gastos en la adquisición de materiales, suministros y servicios generales, afectando la calidad de los servicios, el nivel de cobertura y de oportunidades que ofrecen las dependencias y entidades federativas, lo cual significará el crecimiento de la pobreza. Esto es mucho menos argumento para el ajuste

Agregado se encuentra “la adopción de alternativas de financiamiento, en especial en materia de inversión pública, como las Asociaciones Público Privadas (APP), además de asignar recursos para los primeros proyectos para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE)”, lo que significa, en la práctica, que el gobierno se auto limita en la inversión, que no tendrá una capacidad mayor de generación de infraestructura, habrá involución, empobrecimiento, obsolescencia de activos y cero innovación tecnológica de infraestructura económica básica, cuando una de las posibilidades de salida del empobrecimiento es exactamente este tipo de inversión. Esta propuesta del Ejecutivo de reducir la inversión es exactamente lo que en una economía sana se promueve.

 

Primera Conclusión

La estrategia gubernamental de lograr el equilibrio presupuestal, fiscal, macroeconómico, en un punto de equilibrio donde se ajustan monetariamente todas las variables de la economía y que se encuentra por debajo del punto de equilibrio necesario para satisfacer las necesidades básicas de una población, ya de por sí pobre y empobrecida, más en estos tres últimos años, es una estrategia de desintegración económica y social de México.

No es un asunto menor. Por lo tanto, esta estrategia planteada en el Paquete Económico 2017 se debe de reestructurar para ponerla en defensa de la vida económica de la población. Lo que al menos significaría la no aprobación de los ajustes presupuestales.

3.- Se sostiene en CGPE que en consecuencia con su metodología “el ajuste propuesto asciende a un monto de 239.7 mmp con respecto al PEF 2016…. considerando que durante 2016 se implementa un ajuste por 169.4 mmp, que deberá hacerse permanente, el ajuste en el gasto adicional en 2017 representará 70.3 mmp”  

Resultado de estas valoraciones, y de los datos del Presupuesto de Egresos del 2016, se deduce que para el próximo año, habría un ajuste promedio general en las dependencias federales entre 10% y 20%, pero algunas como la Secretaría de Desarrollo Agrario tendrá un decremento de 39.6% en el Presupuesto de Egresos 2017, respecto al del 2016. La de Educación se reducirá en un 15.1%. La Secretaría de Medio Ambiente un decremento de 37.5%; la de Turismo 35%; la inversión en infraestructura realizada por la Secretaría de Transporte y Comunicaciones tendrá un recorte de 28.5%; la SAGARPA 29.1%.

A ello se suman la reducción o desaparición de una serie de Fondos. Por ejemplo, al Fondo Metropolitano se le reduce 70% y se propone la desaparición del Fondo Sur–Sureste, del Fondo de Apoyo a Migrantes, entre otros.

 

Segunda Conclusión

Estos recortes llevarían a una catástrofe económica nacional todavía mayor a la que ya vivimos; sería colocar el país al borde de un colapso general, porque no sólo son los recortes en sí mismos, sino el mantenimiento persistente de un gasto público que no alcanza a ofrecer la mínima seguridad alimentaria y social, con la amenaza de un abandono del papel del estado de velar por la permanencia y desarrollo de la integración social. Por lo tanto, estos recortes son inaceptables y la Cámara de Diputados debe considerar la no aprobación de los mismos.

Por lo antes expuesto, someto a la consideración de este Pleno el presente punto de acuerdo en los siguientes términos:

 

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- EL SENADO DE LA REPÚBLICA EXHORTA A LA CÁMARA DE DIPUTADOS A LA NO APROBACIÓN DE LOS AJUSTES PRESUPUESTALES PROPUESTOS EN EL PAQUETE ECONÓMICO 2017 DEBIDO A LA INCONSISTENCIA DE ARGUMENTOS Y POR SU INCONVENIENCIA PARA LA ECONOMÍA FAMILIAR.

 

SUSCRIBE

SENADOR BENJAMÍN ROBLES MONTOYA