El aumento al salario mínimo, un acierto del gobierno de Andrés Manuel López Obrador

2 octubre

El día de ayer, desde Palacio Nacional, fue anunciado un aumento significativo al salario mínimo: a nivel nacional, pasará de $102.69. a $123.22, cifra que representa un incremento del 20%; mientas que en la Zona Libre de la frontera norte pasará de $176.72 a $185.56 (incremento del 5%). Este hecho beneficiará 3.44 millones de trabajadoras y trabajadores, además de que refuerza el compromiso del Gobierno de México con el bienestar popular.

          Como Diputado Federal, respaldo absolutamente este segundo incremento anual consecutivo, que se logró gracias al impulso gubernamental, pero que fue acompañado por organizaciones sindicales y patronales. Destaco que este esfuerzo pone fin a la caída del 73% del poder adquisitivo, que sucedió durante los últimos 40 años, y que afectaba a las trabajadoras y los trabajadores menos favorecidos.

          Gobierno, empleadores y trabajadores establecen las bases de un nuevo modelo laboral, que busca saldar una deuda histórica e impulsar al bienestar como la base para la productividad, a la democracia como pilar para la organización sindical y a la negociación colectiva como eje para la conquista de mejores condiciones en el trabajo.

          La vieja idea de que México debía ser competitivo por sus bajos salarios, está quedando en el pasado. Hoy el ingreso de trabajadoras y trabajadores, que es el ingreso de sus familias, ocupa una posición protagónica de la política laboral. La Cuarta Transformación busca que México sea un espacio atractivo para las inversiones, pero gracias a una fuerza laboral capacitada y productiva.

          Coincido con la afirmación del Presidente López Obrador cuando afirmó en el acto referido que “tenemos ya las bases para crecer en el País. Tenemos como bases para que haya crecimiento este acuerdo, que es importante, de fortalecer la economía popular. Tenemos también finanzas públicas sanas, eso nos permite no aumentar impuestos, no crear impuestos nuevos (…) Esto a la vez ayuda para que no haya inflación”. Una economía moral, basado en la justicia social, traerá un México de buenos resultados para la sociedad. Estoy convencido.